sábado, 28 de enero de 2012

Un breve estudio sobre el origen de la Magia Taumatúrgica entre los Vástagos.


       1. De los diferentes tipos de Magia.

       Antes de comenzar esta disertación, he de pedir disculpas de antemano por cuantas opiniones erróneas se deduzcan de él. Durante la realización del mismo, he mantenido comunicación con no pocos expertos en el tema, todos ellos eruditos de probada entidad, y no he conseguido que dos de ellos coincidieran en uno sólo de los datos que me han proporcionado.
El tema es, por lo tanto, altamente controvertido. Sin embargo, he tenido ocasión de oír varias veces en ciertos círculos a los miembros del clan usurpador jactarse de haber inventado tal disciplina. Pues bien, yo soy anterior al nacimiento de dicho clan, y ya conocía a vampiros que practicaban la taumaturgia siglos antes de que Tremere fuera abrazado.
 No obstante, las conclusiones que voy a relatar a continuación, están, claro está, sujetas a discusión.
 En primer lugar, es imprescindible relatar a continuación qué es lo que se entiende por taumaturgia, qué es lo que se entiende por magia estática, o vulgar, y qué es lo que se entiende por verdadera magia.
 Tal y como relatan algunos Magi con los que tengo contacto, la magia verdadera es un ejercicio puro de voluntad, mediante el cual el Artesano moldea la realidad para adaptarla a sus deseos.
 Desgraciadamente, el Abrazo priva al vampiro de la posibilidad de canalizar dicha voluntad, por lo que ésta ha de conducirse por medios más precarios y menos efectivos.
 Desde los albores de los tiempos, los mortales tanto como los vástagos han investigado las diferentes ciencias ocultas que permiten transgredir los límites de los posible, mediante conjuros, rituales y sortilegios varios.
 Este tipo de magia, considerada menor por los verdaderos Magi, es lo que se ha dado en llamar magia estática o formulaica. Tiene la desventaja de que es mucho menos versátil que la magia verdadera, ya que cada ritual sólo permite un efecto concreto. Así, el mago estático ve limitadas sus capacidades a los rituales que conozca.
 No obstante, un hechicero competente puede ser un individuo de considerable poder, ya que el arte de los sortilegios es una ciencia largamente estudiada y que alcanzó en el pasado importantes metas, aunque hoy apenas se conozca.
En principio, no hay ninguna razón para que un vástago no pueda realizar este tipo de magia. Aunque son pocos en verdad los que son capaces de practicarla, ya que los hijos de Caín se han visto siempre más interesados por la magia taumatúrgica.
 He podido consultar expertos en la época que me han asegurado que ya desde los tiempos del antiguo Egipto, los ocultistas desarrollaban algunas vías de gran poder, que ellos llamaban Ren.
 No es de extrañar, por lo tanto, que muchos de los vástagos de la época desarrollaran también dichas facultades.
 Sin embargo, los vampiros poseemos una facultad que nos permite procesar el poder de otros más eficientemente, y pronto aprendimos a utilizarla para mejorar nuestras capacidades mágicas.
Según los Magi, la realidad que nos rodea está impregnada de una energía primordial que ellos llaman Quintaesencia. Al parecer, dicha energía es la que permite realzar el poder de los efectos mágicos, y ellos mismos son entrenados en la canalización de la misma.
Pues bien, según una explicación muy extendida entre sus eruditos, los vampiros somos lo que ellos llaman taumívoros. Es decir, criaturas que procesan la quintaesencia de los demás para poder mantenerse vivos. Según esta explicación, los vástagos nos alimentamos de vitae por que es el medio que utilizamos para absorber dicha energía.
 No voy a entrar en la mayor o menor veracidad de esta afirmación, pero lo cierto es que, al parecer, hemos aprendido a utilizar dicha energía para realizar varios efectos.
Desde este punto de vista, aquellas disciplinas que exigen gasto de vitae para ser activadas, lo que requerirían en realidad es gasto de quintaesencia.
 Este tema podría ser largamente discutido, por que hay disciplinas que no requieren tal gasto, pero no es el objeto de este estudio. Lo cierto es que, al parecer, la ciencia taumatúrgica no es más que el desarrollo de la capacidad de utilizar dicha quintaesencia para potenciar algunos rituales y conjuros mágicos, y así poder acceder a efectos mucho más poderosos.

       2. Del posible origen histórico de la práctica Taumatúrgica.
Es innegable que, de todos los diferentes clanes que hay entre los Vástagos, ninguno ha alcanzado ni de lejos el dominio ni la dedicación que el clan Tremere tiene sobre la taumaturgia. No obstante, la pretensión de éstos de ser los inventores de la misma, dista mucho de ser cierta.
 Ya el famoso historiador de la estirpe, Silón de Tebas, en su obra De profundis tabernácula narra algunos de los hechos de la guerra contra los baali, en los que se sobreentienden flagrantes utilizaciones de la taumaturgia.
 Cualquier erudito que esté mínimamente versado en antiguas leyendas, habrá oído hablar de la famosa caída de Pompeya, durante la cual un poderoso antiguo dejó libre un elemental de fuego por la ciudad, que provocó la erupción del volcán.
Todas estas referencias históricas me invitan a asegurar que el origen de la taumaturgia se remonta a épocas muy anteriores a la aparición del clan Tremere.
La primera aparición de la disciplina de la que tengo una constancia documental es en la obra Historia de las sectas Vampíricas del Antiguo Egipto. Esta obra, de autor desconocido, ha llegado a mí en una traducción al francés realizada por un tal Philip de Montsalvadge. He extraído uno de sus artículos, referentes a una secta de mi propio clan llamados los Hijos de Nebjet.

       Los hijos de Nejbet.

       Es de conocimiento común entre los vampiros del clan Lasombra que su antediluviano nunca ha abrazado a ninguna mujer. Sin embargo, aquellos de entre los magistri que cuentan milenios en su edad saben que esto no es de todo cierto.
 Poco después de que Lasombra hubiera abrazado a su primer chiquillo, el ilustre Montano, él y su vástago se detuvieron en las tierras del antiguo Egipto para descansar de su inacabable viaje.  Allí, el poderoso antediluviano conoció a una mujer de incomparable belleza, concubina del faraón. Su nombre era Nejbet, y su hermosura era famosa en todo el lugar. Sin embargo, no acababan ahí sus méritos. La mujer hacía gala de una habilidad para la política encomiable, de manera que, siendo sólo una concubina, se había transformado en uno de los personajes más poderosos de la corte, gracias a su influencia sobre el monarca.
 Pronto, el frío corazón del vampiro quedó cautivado por la belleza y la inteligencia de la joven, y decidió otorgarle el Don de las Tinieblas. Los primeros años de la no vida de la joven fueron felices. Protegida por el poderoso antediluviano, extendió su control por toda la corte de Egipto, para disgusto de los hijos de Set y otros vampiros de la zona. Su belleza ahora sobrenatural y sus dones de dominación le proveyeron de recursos y esclavos que se extendían desde las montañas hasta el delta del Nilo. Y aquí es donde la historia se bifurca en varios caminos. Según la tradición contada por sus descendientes vampiros, la bella Nejbet se encontraba una noche inspeccionando sus dominios cuando un vampiro desconocido salió del desierto para hablar con ella.
 Hay gran controversia sobre la identidad de este vástago. Unos piensan que se trata de Saulot, otros van más allá y postulan que pudo tratarse de un vampiro de la segunda generación, o incluso del propio Caín.  Lo cierto es que Nejbet permaneció varios meses en el desierto con este vampiro. Cuando volvió, su forma de ser había cambiado por completo. Comenzó a predicar entre sus iguales que los vampiros debían buscar un equilibrio con su bestia interior para llegar a estar completos.  Más aún, comenzó a predicar que las limitaciones a los poderes de los vástagos, así como la división entre las diferentes generaciones, eran meras ilusiones, impuestas por la propia mente del vampiro. Esto, claro, disgustó en gran medida a los antediluvianos que por aquel entonces habitaban Egipto, pues vieron en sus enseñanzas la chispa de la revuelta que ellos mismos habían protagonizado siglos antes contra sus mayores.  Entonces, Lasombra decidió que era al momento de limitar las actividades de su chiquilla, y la requirió a su presencia. Tras exigirle que pusiera fin a sus enseñanzas, y negarse esta, el Señor de la Noche la amenazó con destruirla si no deponía su actitud. Nuevamente hay aquí diferencia de opiniones. Unos piensan que Lasombra no pudo destruir a su chiquilla por que estaba enamorado de ella. Otros aseguran que Nejbet había alcanzado la iluminación para entonces, y que sencillamente los poderes del antediluviano no pudieron con ella. Lo único cierto es que en el año 2245 antes de Cristo, Nejbet y sus chiquillos abandonaron Egipto para internarse en el desierto, siguiendo al presunto iluminador de su señora. Desgraciadamente para sus seguidores, la bella Nejbet entró en letargo poco después de abandonar su amada patria, algunos dicen que por la tristeza de haber sido rechazada por su progenitor.  Los chiquillos de Nejbet, que entonces contaban el número de tres, decidieron que debían seguir sus enseñanzas, y al mismo tiempo proteger el cuerpo de su amada reina. Amenemes, el más antiguo de ellos y por lo tanto el más fuerte, se quedó en el desierto para proteger a su señora. Utilizó su dominación para hacerse con el control de las tribus nómadas del sur del desierto, lo que hoy es Libia, y construyó la ciudad de Tanis, donde aún mora con su progenie, guardando el cuerpo de Nejbet. Ajenatón, el más hermoso de los hermanos, volvió a Egipto para seguir pregonando el mensaje de su señora entre los vástagos más jóvenes. Desgraciadamente, fue descubierto y destruido pocos siglos más tarde por los setitas. Amenhotep, el más joven de todos ellos, viajó a los reinos helénicos del norte, que aún estaban en su época más primitiva, y es el progenitor de la mayoría de los Hijos de Nejbet que existen en los días de la edad oscura.

       Filosofía.
Las enseñanzas que Nejbet transmitió a sus hijos en el desierto se basan en tres pilares principales, conocidos como los ushebits.
 El primero, es la Iluminación. Según este pensamiento, la condición vampírica no es sino el paso intermedio hacia un estado superior de la existencia. El vampiro que necesita beber sangre, la necesita por que aún no es un ser completo, sino una especie de crisálida en constante transformación. Del mismo modo que la oruga debe consumir alimento para realizar su metamorfosis, el vampiro debe vivir como un parásito hasta completar su ciclo.  El segundo pilar, es la Transición. Las diferentes generaciones que hay entre los vástagos, y las limitaciones que estas les imponen, sólo son aparentes. Si el vástago desarrolla su fuerza de voluntad hasta poder superarlas, no habrá para él limitación ninguna para sus disciplinas. Del mismo modo, las diferencias y debilidades de cada clan, desaparecen cuando se ha superado este camino. Una de las principales pruebas de esta verdad es que el cuerpo dormido de Nejbet se refleja perfectamente en los espejos, lo que es causa de gozo y seguridad para sus seguidores. Al menos una vez en la vida, todos los miembros de la secta viajan hasta Tanit para ver el prodigio. El tercer pilar, es la Iluminación. Una vez que el vástago ha conseguido librarse de sus ataduras con la forma imperfecta, ninguna de las limitaciones de los vampiros le afectan. Puede salir de día sin problemas, y no necesita beber sangre para mantenerse. Este es el paso más conflictivo en el camino de todo hijo. Se sabe de varios casos de vástagos que estaban seguros de haber alcanzado la liberación, y que perecieron al exponer sus cuerpos al sol. Aunque nunca se ha hecho la prueba, se supone que el cuerpo de Nejbet no debería sufrir daño alguno si se expone al sol. Sin embargo, Amenemes nunca se ha arriesgado a hacer la prueba. Según la filosofía de la secta, la vida de un vampiro es la transición a través de estos tres caminos. Desgraciadamente, aquellos que no han sido iluminados por las enseñanzas de Nejbet nunca alcanzan a comprender este hecho, y se quedan por el camino. La mayoría de los miembros de la secta se encuentran en el primer pilar, aunque se sabe que algunos de los más venerables y antiguos podrían haber pasado al segundo. Dicho extracto hace ver que los hijos de Nebjet realizaban prácticas que dejan entrever una cierta influencia de la filosofía de los Magi.Pues bien, según Montsalvadge, estos vampiros podrían haber aprendido de los hijos de Set unas artes mágicas que les permitían el dominio de la vitae como fuente de poder. Él realiza un estudio sobre las mismas, del que me he permitido hacer un extracto.

       Senda del Rego Vim.
O Sentido del Vim. Mediante este poder, el taumaturgo adquiere una percepción especial que le lleva a detectar la magia latente en objetos o personas. El hechizo no sólo permite detectar la magia, sino que también permite averiguar el tipo de la misma, si es magia de la sangre, magia estática, o magia verdadera. 


3. Del origen tan largamente discutido de la magia Tremere.

       Durante la realización del presente estudio, he contactado con no pocos eruditos tzimisce del Sabbat, con los que he tenido agrias discusiones, sobre si la hechicería tremere era una copia burda de las artes de su clan. Yo no creo que sea así. La casa Tremere era una importante asociación de magos en la medieval corte de Hermes antes de que su fundador fuera abrazado. Al serles concedido el don oscuro, perdieron la posibilidad de realizar la magia a la que estaban acostumbrados, y tuvieron que conformarse con realizar rituales de magia menor. Lo que sí es muy probable, es que aprendieran de los tzimisce la posibilidad de potenciar con vitae los efectos mágicos. Sin embargo, mi opinión es que, al ver tal posibilidad, decidieran desarrollar su propia disciplina que les permitiera tal poder. Yo tengo ciertos rudimentos de ambas formas de magia, y no se parecen en nada. Si bien es cierto que algunas sendas coinciden en cuanto a sus efectos, los rituales de ambas son completamente distintos. La hechicería koldúnica basa su efectividad en el control de los espíritus elementales y en las plegarias a antiguas deidades eslavas. Por otro lado, la taumaturgia tremere tiene su base en prácticas ocultistas de corte mucho más occidental, como corresponde a una disciplina desarrollada a partir de las tradiciones herméticas más puristas. Así pues, me es sumamente difícil asumir que dos prácticas tan dispares tengan un origen común tan cercano. Yo me inclinaría mucho más por una explicación en la línea que antes he sugerido, es decir, que la magia tremere fuera desarrollada por el propio clan. No obstante, de todo lo que he dicho antes se deduce que la pretensión del clan usurpador de haber inventado ellos la práctica taumatúrgica es infundada de todo punto. Tal vez desarrollaran ellos su propia disciplina mágica, pero está claro que tal práctica era ya de uso común miles de años antes de que los Tremere aparecieran. Hasta aquí llega esta pequeña reflexión sobre la magia vampírica. Espero que halla sido del agrado del lector, aunque, como en todos los asuntos históricos, la veracidad de los mismos depende mucho del cristal con el que se enfoquen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada